CONÓCEME

Hola soy Serafín!

Tengo en mi memoria el momento en que mi hermano me regaló mi primera cámara, una Zenit. El sonido del obturador era muy seco, el disparo tenía un sonido muy metálico con esa cámara. Sentía como si el instante que fotografiaba se hiciera más inmortal en la memoria. Y empecé a hacerle fotos a mi abuela, fotos de sus manos y de su sonrisa; luego fotos del resto de mi familia y amigos.

Después a los veinte años llegué a Madrid, a estudiar Imagen en la facultad y me abrí al mundo, seguía fotografiando sonrisas de amigos, sonrisas de felicidad y decidí hacerme profesional de la fotografía.

Siempre me ha gustado hacer sentirse bien a las personas delante de la cámara, a veces provocando la sonrisa y a veces disparando sin que lo supieran, registrando momentos de la vida de las personas que se transforman en momentos eternos.

Para mí, la fotografía es inmortalidad, es  detener un instante para la eternidad.

Un momento de la vida de un niño…

Un momento de la vida de una madre…

Un momento de la vida de una pareja…

Un momento de la vida….